logo

C/ Evaristo San Miguel, nº 10. 28008 Madrid.

Misión y Valores

Congregación de Sacerdotes del Sagrado Corazón de Jesús

En 1878 el Padre León Dehon fundó la Congregación de los Sacerdotes del Sagrado Corazón de Jesús Padres Reparadores. El conjunto de su vida y obra continúa hoy abriendo el camino a muchos jóvenes hacia Dios, deseosos de imitar su rebeldía ante la injusticia y su amor al Señor.

El compromiso por la Justicia y la Paz de la Congregación, hace que sus religiosos y colaboradores participen activamente en labores sociales de toda índole y apoyo al tercer mundo.

La Congregación cuenta con religiosos repartidos por todo el mundo. En España se educa a más de tres mil quinientos niños, adolescentes y universitarios y en nuestras misiones los religiosos de la Congregación atienden escuelas de capacitación y dispensarios médicos.

Los Sacerdotes del Sagrado Corazón de Jesús en España

Los SCJ trabajamos en España desde 1919 gracias a un misionero alemán, P. Guillermo Zicke que, expulsado de la misión del Camerún, no dudó en atender los deseos del Fundador de que la Congregación se extendiera por España.

Nos esforzamos en vivir en comunidades fraternas como realización de la nueva fraternidad posible en Cristo, uniendo nuestras fuerzas y haciendo de nuestras personas un don recíproco. Nutrimos y fortalecemos nuestra vocación de amor y reparación en la Eucaristía

Tenemos la convicción de que como colegio católico este es un lugar privilegiado de humanización siempre que se proponga una educación integral y liberadora. La congregación siempre ha promovido formar personas, educar en la fe, generar servidores de la comunidad humana, impulsar una cultura del corazón, que es la cultura de la solidaridad, de la misericordia y de la justicia para todos sin discriminación alguna.

Una Comunidad al servicio de la Educación

Así somos y así nos presentamos los que formamos la comunidad religiosa SCJ del Fray Luis de León: un grupo de personas normales que quieren ser compañeros fieles de todos los que formáis la gran familia del Fray Luis de León.

¿Qué hace un grupo de siete personas viviendo y trabajando juntos? ¿Por qué hay una comunidad religiosa al frente de un colegio?

En primer lugar, queremos ser testimonio de una pasión común. Y es que todos los que estamos aquí estamos apasionados por la educación. Creemos que el niño y el joven pueden cambiar, pueden crecer y descubrir las maravillosas posibilidades que poseen, si hay alguien que les ayuda a desarrollarlas.

En segundo lugar, queremos ser testigos de que Dios es el gran educador. Es el que más cree en vosotros padres, y vosotros alumnos. Creemos que nos ha llamado a vivir entre vosotros para que descubráis que no es necesario ser perfecto sino auténtico.

En tercer lugar, queremos ser una prueba viva de que es posible la unidad, es posible vivir juntos y tener proyectos en común, a pesar de la diferencia de edad, de mentalidad y de maneras de ser. Vulnerables y frágiles, pero estamos decididos a compartir la fe, el trabajo y la vida en una causa común.

Simplemente queríamos presentarnos, por si algún día se os ocurre preguntar quién contesta el teléfono los fines de semana, o quién se levanta a poner la calefacción todos los días, o quién defiende los intereses del colegio ante el ministerio, o quiénes viven en el quinto piso… Son los mismos que todas las mañanas encuentran un motivo para pedirle a Dios por todos vosotros y las necesidades del mundo.